Por tercera vez en el año, La Rioja volvió contar con la presencia de Yusa, la artista internacional con residencia en La Plata que participó en el festival de jazz organizado por El Parque Avellaneda. Antes de su presentación, la multiinstrumentista cubana nos brindó una entrevista donde conversamos de todo: su llegada a Argentina, el amor por el público local y sus nuevos proyectos musicales.

Cuando a Yusimil López Bridón la surgió, casi por casualidad, la posibilidad de visitar la República Argentina, pensó que se trataba de una gira más a un país del que había que había escuchado hablar mucho y muy bien –gracias a la formidable relación cultural con Cuba- pero al que nunca había ido ni había pensado visitar.

Subió a su primer escenario argentino creyendo que al bajar solo estaría añadiendo un poroto más a su larga lista de viajes por el mundo: Francia, Japón, Canadá, México, EE.UU., Venezuela… Nada le hacía suponer que bajaría cambiada para siempre, culpa de un público que se le metió en la piel y la sedujo en una sola cita. Ella misma reconoció, protegida del sol riojano bajo un quincho en las cabañas donde paraba, que nunca en su itinerante carrera había visto un público como el argentino: culto pero pasional, conocedor de su música, incondicional y al mismo tiempo con los pies sobre la tierra, tanto así como para hacer amistad con varios de sus seguidores.  Desde entonces el eje de su vida se corrió al sur, y cambió malecón habanero por diagonales platenses.

IMG_4531

PH: Ignacio Quintavalle

El viernes 13 y el sábado 14 de noviembre participó en La Rioja del Festival de Jazz que organizó el espacio Parque Avellaneda, en la quebrada bajo el Cerro de la Cruz. Digo 13 y 14 porque, aunque estaba agendada solo para el sábado, el día previo se pudo disfrutar de una presencia improvisada cuando, ante las irresistibles insistencias de Nick Homes (quien conducía un homenaje a Billie Holiday y Ella Fitzgerald), no tuvo más remedio que subir y mostrar algo de magia. Es la humilde opinión de quien escribe de que justamente en estos ensambles improvisados y casuales se escucha lo mejore de un músico talentoso y esa participación no hizo más que confirmarlo.

 – ¿Cómo es que venís a La Rioja a Tocar?

Esto se organiza a partir de Georgina El Hage –dueña de El Parque Avellaneda-, quien ya me había contactado hace algunos meses para presentarme en esta provincia, que no conocía. Lo que me ocurre en Argentina es que siempre que visito un lugar por primera vez luego ya regreso porque conozco a los productores y a los organizadores. Eso es muy importante porque empiezan a aparecer en tu vida… como que estaban esperándote.

Se lo debo a mi productora, Paula Ribera, que ha logrado armar esta red con productores de todo el país de manera que yo puedo venir a La Rioja, como ya hice tres veces.

  • ¿Cuánto hace que estas en Argentina?

Casi siete años; igual: yendo y viniendo, viajando mucho a Cuba…

IMG_4552

PH: Ignacio Quintavalle

  • Sos bastante itinerante, digamos…

Sí, pero yo siempre vivo en un mismo lugar, no ando viviendo por lugares poco tiempo. Viajo mucho pero termino regresando siempre a mi casa. En mis primeras giras yo pasaba diez o doce días en Europa, por ejemplo, pero después volvía siempre a Cuba.

  • ¿Cómo llegas a este país?

Esa es una pregunta que tiene explicaciones varias. Yo siempre menciono que lo importante son las conspiraciones a favor. Yo nunca había vivido fuera de Cuba ni me interesó vivir fuera, pero en ese entonces (finales de 2008) se dieron varias coincidencias que tuvieron que ver tanto conmigo en lo personal como en la depresión del mercado de la música en Europa. Fue ahí que surgió la posibilidad de acompañar a Santiago Feliú –trovador cubano fallecido en 2014- en una gira en Argentina. Para mí fue una alegría enorme, porque pensé que no había nada mejor que visitar Argentina con Feliú que había vivido y conocía bien la cultura.

  • Claro, no viniste como Yusa solamente, sino con Feliú…

Sí, yo suelo viajar solo con mis proyectos pero en esa ocasión llegué con Santiago, Elmer Ferrer y el manager de Santiago. Aquí conocí a Paula Rivera, que vio que yo estaba programada en el (festival) Notorius. Ella se sorprendió de que estuviera ahí, me conocía del trabajo que había hecho con Lenine (In Cité, DVD del cantautor brasilero realizado en Paris en 2004). A partir de ahí combinamos para intentar hacer que mi tercer disco, Haiku (2008), se pueda difundir a partir de una gran gira por acá. Tuvimos una buena conexión a nivel de trabajo, surgió una empatía que resultó perfecta para lanzar mi carrera en América Latina.

IMG_4551

PH: Ignacio Quintavalle

  • ¿No habías venido nunca a América Latina?

No, hasta entonces mis giras habían siempre incluido Europa, Japón; solo Brasil una vez, pero en general nunca tan al sur porque eran destinos muy caros.

  • ¿Te sorprendió el recibimiento del público Argentino?

Uy, cuando llegué acá fue increíble, porque me encontré con una cosa que no había visto en toda mi carrera. Me encontré con un público pasional con una gran cultura, y fans que yo ni me imaginaba que podía tener acá. No es casual, marcó una maduración en mi música, me llevó a probar cosas nuevas. Antes de ir al Notorius me invitaron a Ciudad Vieja, en La Plata, un lugar en el que tocaron Rally Barrionuevo, Liliana Herrero, Juan Falú. Y me encuentro con que el público me conocía a pesar de que aquí no había discos de Yusa. Ahí me enteré del fenómeno de Lenine.

  • Debo confesar que también te conocí por ese trabajo con Lenine y me di cuenta que es muy popular en Argentina, algo que sorprende porque lo brasilero no penetra tanto.

Claro, porque Lenine en ese momento se hizo muy visible. Acá empezó a  conocerse después del Grammy que ganó, que en Cuba no tuvo prácticamente ninguna repercusión. Pero ese disco terminó siendo un trabajo muy sólido, muy lindo que se realizó con esfuerzo y creatividad, que abrió la música brasilera más allá de los iconos de siempre.

  • ¿Cómo fue realizar ese proyecto?

Él me invitó a hacer esta “banda planetaria”, como la llamaba. Convocó también a un Argentino, Ramiro Musotto, que curiosamente era un artista muy reconocido en Brasil. Un Percusionista argentino que es reconocido allá, no es poco.

Este trio latinoamericano mezcló muchas cosas y eso se sintió, se sintió la necesidad que teníamos de juntarnos a trabjar entre nosotros. Todavía, cada vez que veo el DVD, no tengo nada malo para decir; todo es mejorable pero, ¿viste cuando todo te cierra de algo? Bueno, tiene que ver con los 17 en que estuvimos los tres encerrados en una casa de Rio de Janeiro, ensayando un repertorio de memoria porque no iba a haber nada de ayuda y había que inventar todo un orden para llevar adelante ese concierto.

IMG_4544

PH: Ignacio Quintavalle

  • Suena muy intenso…

Intensísimo. En el medio venía el japonés que andaba con la dirección del video, que se ponía a estudiarnos: cómo tocábamos, cómo nos parábamos, que gestos hacíamos, ¡los gestos! Yo recuerdo todos los gestos y a veces, viendo el DVD, no puedo creer que había una cámara justo ahí para tomarlo. También venían los vestuaristas y te pedían un momento para medirte para hacer la vestimenta. Fue una vorágine de trabajo muy, muy serio, incluso con los ingenieros de sonido y los técnicos de luces, un equipo técnico que viene trabajando con Lenine desde hace mucho tiempo. Es un team infalible al que yo me sumé y que me arropó. En el DVD se nota todo eso, por eso creo que fue tan exitoso y conectó tan bien acá.

  • ¿Volviste a colaborar con Lenine?

Si, estuve con él en el 2007, en el cierre de los Panamericanos (de Rio de Janeiro). El show lo producía Alé Sequeiros, y él quería que hubiera una banda justamente “panamericana” así que nos convocaron a Lenine, Ramiro y yo.

  • Tu presentación en La Rioja, ¿Por qué decidiste hacerla solista?

Yo antes ya había venido a tocar sola en La Rioja, la primera vez. Después si vine con mi trio, músico de acá de argentina con los que trabajo dese hace tiempo. Pero ahora decidí venir nuevamente sola, con mis instrumentos, porque, bueno, estoy cerrando el año y estoy, como se dice, en los últimos cartuchos (risas). Y además ya estás en un lugar al que regresas porque ya no solo te funciona a nivel de público sino también de organización, con Georgina y todos los chicos que trabajan acá.

IMG_4555

PH: Ignacio Quintavalle

  • ¿Qué proyectos tenés en el horizonte?

Estoy en varias cosas. Estoy trabajando en mi nuevo disco, el sexto, pero un disco muy peculiar: viene con canciones que tienen que ver con mi cambio en Argentina, una renovación desde un lugar que a mí me pareció buenísimo. Además buscaba músico que respondieran a las necesidades mías y pude conseguirlos.

Al principio, después de que logré conseguir la licencia de mi disco Haiku y organicé mi primera gira por Argentina, conocí muchos artistas con los que colaboré: Liliana Herrero, Rally Barrionuevo, Tonolec, eso fue muy lindo…

  • ¿Y musicalmente con que nos vamos a encontrar?

Es un cambio hacia una sonoridad un poco más fresca, con más aire, más Groove. Es algo que hoy me define mucho, pero yo siempre tengo una coherencia con mis discos, una especie de proceso que uno va viviendo y cambios hacia lo que va necesitando. Va a ser un disco realizado con mi banda, mi trio, a diferencia de “Libro de cabecera…” que tuvo músicos de cuba, invitados argentinos, fue ese proceso en el que cambiaba de un lugar a otro.

IMG_4540

PH: Ignacio Quintavalle

  • ¿Cómo es tu relación con el público argentino?

El músico cubano no está acostumbrado a juntarse con un público como el argentino que siente la música con tanta pasión. Este era el público que yo necesitaba, sin desmerecer a los de otros lugares que son distintos porque así es su idiosincrasia. Pero aquí hay una pasión por lo cultural, una glamorosidad que es parte de la identidad de este pueblo. Imagínate que yo fui a mi primer recital aquí, pensando que me iba a encontrar con un público que venía a ver un festival y me doy con que venían a verme a mí. Era el público de Yusa.

  • Fue amor a primera vista, digamos…

Si. Pero yo creo que eso le ha pasado a todos los artistas que han venido a tocar a la Argentina. Vivir una experiencia de gira en la argentina le cambia la cabeza a cualquier músico, yo no conozco a ninguno que no haya quedado asombrado o marcado tras venir aquí. Por eso se hacen tanto recitales filmados en Argentina, porque una vez que ya está ahí, no puedes zafarte de él, se queda contigo para siempre.