Ángeles Mendoza Herrera se mete de lleno en un universo femenino pero marcado por el machismo y el conservadurismo expresados a través de la religión, el autoritarismo, la familia, la infidelidad, la moral del matrimonio. Todas esas expresiones se ven reflejadas en Cría cuervos de Carlos Saura.

 

Escribe: Ángeles Mendoza Herrera

snapshot20120427234743Cría cuervos, es un film español dirigido y guionado por Carlos Saura, se estrenó en enero de 1976, con el dictador Franco ya fallecido, pero se rodó meses antes de su muerte. Esto marca notablemente la película, ya que detrás del entramado psicológico/dramático Cría Cuervos nos habla del franquismo agonizante, pero aún vivo. Geraldine Chaplin (Si, la hija de ese Chaplin) encarna a Ana, quien mira a cámara (y en ese mirar pareciera que nos mira de veras a los ojos) y relata su infancia atravesada por la muerte de su madre: con sus hermanas, con la sirvienta, con su tía, su padre y todo lo que ocurre a alrededor.

En España para ese momento la mujer dependía de su marido para firmar un contrato de trabajo u otro tipo de cosas. Eso vemos y a través de los ojos de la Ana niña de nueve años (Interpretada magníficamente por Ana Torrent) y luego por los ojos de Ana adulta, veinte años después.

Un detalle: la misma Geraldine interpreta a la madre, pero vamos a notar tonos distintos de voz, una está doblada y la otra es su propia voz. Ambas expresan tristeza, con variaciones y distintas, pero tristeza al fin.

0.40.10Se ha criticado a veces como Chaplin habla español -­es británica-­ pero creo personalmente que su modo de hablar expresa fragilidad, la misma de la que está hecha y necesita este personaje.

La madre, María, a la que se le vislumbraba una gran carrera como pianista, al conocer al padre de las niñas -­un militar reacio-­, abandona el piano por el matrimonio, quizá por temor a fracasar en esta profesión.

Ana de niña crea en su mente historias cargadas de dramatismo luego de la muerte de su madre: o más bien se refugia allí. Ella creyó haber matado a su padre, ya que era su intención hacerlo y colocó un polvo ­-inofensivo por cierto-­ en su vaso de leche, convencidísima que era un veneno letal.

La tía Paulina, hermana de María, es quien se hace cargo de las niñas al quedar huérfanas. Una mujer de orden y disciplina, más militar que los militares.

Se ha interpretado en diversos análisis que Saura a través de las niñas buscó simbolizar la esperanza o la democracia en ciernes. Ana ve y habla con su madre muerta como si apareciese en realidad, mezcla recuerdos con el presente y lo ausente. Todo serán alucinaciones marcadas por el deseo de tener a su madre viva. A fin de cuentas, todo ronda alrededor de la muerte, esa pulsión tan humana pero aquí tan llevada a los siniestro.

En su adultez, Ana narra cómo la niñez 1195948675_cria_cuervospara ella no es un lugar de felicidad e inocencia, al que generalmente todos quieren volver. Para ella representa una época larga y cargada de infelicidad, de miedo a lo incierto.

Es notable, como aquí, y no solo porque una misma actriz representa a la madre y a la hija adulta, hay un desdoblamiento, dos que son una. Se nos presenta dos caras de una misma moneda, la niña Ana contenta, juguetona y espontánea con sus hermanas. Y por el otro lado tenemos una niña Ana siniestra melancólica y solitaria perdiéndose en los escondites de su mente, un lugar creado y habitado para no morir también. Esta última cara de Ana, se ha hecho por lo vivido, las discusiones matrimoniales, el padre acosando o seduciendo a toda mujer que se le acerca, la madre primero enferma y muerta luego fatalmente tras una cruenta agonía. Es así como el odio se configura hacia su padre y su adoración a la fallecida.

En cuanto a lo siniestro es el modo en que el film capta el espíritu de la época y el miedo imperante. Un elemento que figura en la filmografía de Saura es el surrealismo, que funciona como desestabilizador y que en Cría Cuervos estará apenas presente pero sí mediante una simbología que juega con el nombre del film y la muerte en la que tanto gira.

Otro personaje notorio, será la abuela que no habla y está en silla de ruedas. Quizá sabe algo o recuerda pero no dice o no puede decir. Parece representar el pasado pesado y presente porque lo ha formado.

CriaCuervos04_zps5210a69aAna y sus hermanas juegan a la doble moral de los grandes, se disfrazan y dialogan quizá emulando todas las falsas morales que han visto de sus mayores. Uno de los pocos temas musicales que suenan a lo largo de la película­ -el más enfatizado también-­ es “Porque te vas” interpretado por Jeanette. Un tema de letra triste pero con el que las hermanas, Irene, Ana y Maite, bailan y ríen.

Finalmente y respecto a la religión, una de tantas referencias será cuando María, es sus últimos momentos de vida, mientras se retuerce de dolor expresa a viva voz que no quiere morir y dice “todo es mentira, no hay nada, me han engañado”. El film no crea ni busca generar emotividad, pena o empatía por la situación de Ana, sino simplemente narrar de modo trágico lo que vivió.