Sexual, provocadora, polémica, desagradable. Esta semana es el turno de Love, último trabajo cinematográfico del director franco-argentino Gaspar Noé , de pasar bajo el análisis de Ángeles Mendoza Herrera. ¿Una historia de amor profundamente cruzada por el erotismo? ¿Una porno estilizada surgida del onanismo mental del autor? averigualo en esta columna.

 

Escribe: Ángeles Mendoza Herrera

13342529_10206664123938096_1457386787_nLove se estrenó el año pasado y pertenece al director argentino –aunque no profesó en su tierra, sino mayormente en Francia- Gaspar Noé. El film es clasificado como un “drama erótico”, algo en lo que algunos están de acuerdo y otros no. Veremos por qué.  Ah, y esta filmada en 3D.

Algunos también la han llamado “la primera película pornográfica filmada en 3D”, afirmación que es más bien un desacierto ya que no es pornográfica. Por otra parte, el 3D no aporta demasiado a la narración de la historia, pero sí a la estética.

Para algunos en Love no hay “love” sino simple y llanamente, sexo.

La película narra un amorío de dos jóvenes -que rondan los veinticinco años- que tienen un noviazgo con mucha piel, entremezclado con las drogas y la experimentación sexual constante. Ellos son Murphy, un estudiante –eterno procrastinador de ideas- de cine y Electra, artista plástica –también procrastinadora-, ex novia en el momento presente del film, con la que tuvo una relación de dos años. Ahora Murphy es papá y pareja de Omi, otra chica que, oh casualidad, era su vecina.

Murphy ahora se siente vacío, ya que sigue enamorado de Electra y no sabe nada de ella hace tiempo.

El embarazo de Omi por la infidelidad de Murphy, es el que da fin a la relación con Electra, ya que ella no soporto la noticia. Acá vemos como un amor puede ser destruido por la pulsión sexual, ya que ambos –Murphy y Electa-, más allá de la experimentación con otras personas, se ponen cierto límite tácito e igual lo transgreden.

13383411_10206664123778092_1510518766_oLos nombres de los personajes principales refieren de manera algo obvia a la ley de Murphy y el complejo de Electra, que no se sostiene de manera continua, salvo por que, digamos, Murphy deja que, si algo pasa, simplemente suceda, y con Electra en las pocas menciones a su padre.

Aquí en Love, Noé repite algo de la cronología inversa aplicada en su film más aclamado que es Irreversible. Gaspar siempre busco provocar. Pero a veces su provocación puede tornarse o caer en lo superficial o lo rebuscado.  En Love encontramos algunos guiños narcisistas del realizador, uno de ellos es cuando personifica a un ex novio de Electra y éste -en una escena onírica de Murphy-  “acaba” hacia la cámara, es decir, al espectador.

Otros guiños son las declaraciones del estudiante de cine que expresa “quiero hacer películas a partir de sangre, esperma y lágrimas” o  “Mi sueño es hacer una película que realmente representa la sexualidad sentimental”, lo cual suena a manifestó sobre sí misma.

Las provocaciones de Noé pueden, y en sus otras –aunque distintas- películas también, generar en el que lo ve sentimientos encontrados: quizá la risa, el asombro, el aplauso de la provocación, la incomodidad o el absoluto rechazo.

13340367_10206664123858094_1069345937_oSe le adjudicó en muchas críticas a Love como que es solamente una película pornográfica o que carece de una narración sustanciosa fuera de las imágenes. Acá difiero porque si bien abundan las escenas de sexo no me parece que sea pornográfica, porque la esencia de la historia es la sexualidad de una pareja -que si bien no toda pareja cae en la experimentación sexual y las drogas como los personajes principales-, algo que suele dejarse de lado en historias de amor, o ser narradas de manera más sutil como si la sexualidad y el amor fueran excluyentes entre sí.  Ahí creo está el punto del erotismo y porqué erotismo y no pornografía. Una vez leí una crítica sobre un libro de Ercole Lissardi – escritor uruguayo de literatura erótica- que marcaba una diferencia en cuanto a esto: el erotismo habla de cuerpos atravesados por una personalidad propia mientras que la pornografía recae en cuerpos que solo gozan.

Y no creo eso suceda aquí, ya que tanto Murphy, Electra u Omi  están llenos de dudas, miedos, deseos, ira, impotencia y demandas de amor y atención;  incluso cuando a veces nos resulten apáticos por sus momentos infantiles podemos sentir empatía.

13336172_10206664123738091_987579289_nSe ha mencionado el hecho de que en otras de sus películas, la gente ha salido de la sala por lo que veía, pero Noé en algunas entrevistas ha manifestado que con Love no creía que sucedería eso y así fue.

El director contó también que luego del estreno muchos hombres manifestaron sentirse incomodos con la desnudez del rol masculino, pero que igual no consideraba estar siendo provocador con Love.

En definitiva, concuerdo con la esencia del filme aunque falla algunas veces en el hilo conductor de la historia y algunas cosas que están demás, como mucha escena de sexo cuasi repetida que no aporta, ni gusta si no que aburre y se alarga más de lo que debería.

*Mención aparte, la banda sonora con algunos aportes de John Carpenter, entre otras cosas.

*Cuando pensaba en escribir sobre esta película, se me vino, o más bien ya estaba en mis oídos, el tema Bien de Babasónicos, perteneciente a su primer disco Pasto.

Lo relacione por ese tono de somnolencia  melosa-amorosa-sexual que tiene, y me los imagine con este tema a Murphy  y a Electra en cualquiera de sus escenas es la están disfrutando de su relación aún.