El miércoles 17  se inauguró en el Rectorado de la UNLaR la muestra artística colectiva “El otro soy yo”, en la que 40 artistas homenajearon a los detenidos/desaparecidos de la provincia durante la última dictadura militar. Las cajas intervenidas se exhibirá hasta septiembre y después viajará al interior, a otras provincias.

Cuando las Madres de Plaza de Mayo lanzaron al aire la consigna de “El otro soy yo” lo que hicieron fue plantear un puente con aquellos que habían desaparecido, sus hijos. Establecer un compromiso no ya con la memoria de aquellos sino con las ideas y la acción en tiempo presente. Para ello había que identificarse, ser consciente de la injusticia, se consciente de que somos víctimas de ella.

Esa consigna llegó hasta La Rioja, a las cabezas de los integrantes de cooperativa Amalaya quienes la plasmaron en una muestra colectiva homónima: una serie de 40 cajas de madera representando a 40 víctimas de la dictadura, desaparecidos, torturados y asesinados de La Rioja; todas intervenidas por un artista. El objetivo es conocer la historia que interviene esas cajas y luego mirar a dentro, hacia el espejo que devuelve nuestro propio reflejo.

12“Hace tres años que veníamos pensando de qué manera concretar esta idea de “El otro soy yo” de las madres”, explica Ana Núñez, Licenciada en Comunicación y miembro del consejo de administración de Amalaya junto al fotógrafo Ismael Fuentes Navarro y la periodista Jimena Vera Psaró. “El proyecto se fue posponiendo por diferentes razones hasta que finalmente decidimos hacerlo para los 40 años del golpe, como tampoco llegamos los pasamos para el 40º aniversario del asesinato de Angelelli y finalmente a esta fecha”, nos dijo Fuentes Navarro.

Finalmente la intervención de las cajas, acopiadas lentamente durante los últimos años por Amalaya, se articuló gracias a la ayuda de la artista Diana Guzmán quien negoció la lista de artistas con la cooperativo y luego coordinó los trabajos. El resultado, ostensiblemente a la vista, es un notable aporte de algunos de los principales artistas visuales de La Rioja, especialmente de su juventud.

11“Lo que queríamos era un dispositivo donde se pueda mirar adentro, por eso muchas de las cajas tienen un espejo en su interior”, Comenta Núñez. Sin embargo no todas las iteraciones de las cajas utilizaron el recurso, algunas se abrían para dejar ver dibujos y garabatos, como de niño y otros contenían huesos, la muerte. La muestra tiene la particularidad de que están incluidos los bebés que nacieron o debieron nacer mientras su madres estaban detenidas, un claro mensaje de apoyo a la búsqueda de personas por las Abuelas de Plaza de Mayo.

La exposición se mantendrá hasta principios de septiembre en el rectorado de la Universidad de Nacional de La Rioja, donde se inauguró y a la que asistieron no solo los artistas, organizadores y estudiantes, sino también algunos sobrevivientes de esos trágicos años. Cumplido el ciclo en la UNLaR, las cajas viajaran a Chilecito a pedido de la Escuela de Arte de esa ciudad y posteriormente se espera su inclusión en el Archivo de la Memoria de Córdoba (ex sede de inteligencia de la policía) y en el ex centro clandestino El Vesubio, hoy espacio cultural de La Matanza, Gran Buenos Aires.16

+ SOBRE COOPERATIVA AMALAYA…

Amalaya es una cooperativa de trabajo dedicada al arte y la comunicación, así como a la producción de contenidos gráficos y audiovisuales y a la organización de eventos. Está integrada por Jimena Vera Psaró, Ismael Fuentes Navarro y Ana Núñez, profesionales de la Comunicación Social especializados en periodismo, fotografía, diseño gráfico y comunicación institucional y publicidad. Desde el 2012, Amalaya viene realizando distintos actividades vinculadas a los DDHH, como las Jornadas de Fotografía (edición 2012, 2013 y 2014) y han colaborado con Unicef Argentina, AFSCA e INADI. Además, fue productora de distintos documentales y programas de radio.