La cantante y compositora riojana Ana Robles acaba de estrenar su nuevo disco, Pedacitos de Sol, y cerrar dos conciertos en Córdoba y La Rioja. Apasionada por la música desde joven y formada musicalmente en Buenos Aires y Londres, Robles charla con YoRioja para contarnos la experiencia y las emociones detrás de este magnífico disco que le llevó nueve años y una etapa de grandes cambios en su vida.

Cuando Ana Robles habla de su disco su voz jamás pierde la dulzura y la tranquilidad, pero aún así no logra ocultar el cansancio que vive por haber concretado la titánica labor de editar un álbum y estar armando –en ese momento aún no los había realizado- dos conciertos de presentación.

Pedacitos de Sol es nada menos que un proyecto con nueve años de gestación cuyos temas fueron compuestos a la sombra del Big Ben y las cúpulas puntiagudas del barrio de Whitechapel en Londres. En el medio estuvieron las mudanzas, el amor, la familia y todos los problemas y obligaciones que eso depara. Sin embargo, cuando una obra pide nacer hay poco que se pueda hacer.

Foto: Santiago Ruiz

Foto: Santiago Ruiz

Yo Rioja: ¿Qué nos podés contar de Pedacitos de Sol, tu nuevo disco?

Ana Robles: Se trata de mi segundo disco después de 9 años, realizado íntegramente en La Rioja con invitados como Horacio Burgos, Charro Flores, Jorge Castro en batería, Luciano Marzola en viola; pero principalmente presentándolo con el trío: Javier González en percusión y “Monchi” Navarro en guitarra y todo grabado y producido por Nick Holmes (saxofón). Todas son canciones originales mías.

“El título del disco habla sobre un tema recurrente en mis composiciones que es la infancia, la visión del niño.”

YR: ¿Y por qué “Pedacitos de Sol”? Sabemos que es de una canción del álbum pero ¿por qué elegiste ese nombre?

AR: El título del disco es de una de las canciones que habla sobre un tema recurrente en mis composiciones que es la infancia, la visión del niño, esos detalles que son tan importantes en la memoria de la infancia. En este caso se trata del reflejo de la luz del sol en los pisos y en las cosas, esos “pedacitos” de luz solar que se filtraban por las ventanas.

YR: Tardaste nueve años en volver a editar un trabajo completo ¿Qué te llevó a tomarte tanto tiempo?

AR: Mi disco anterior, Los Duendes del Agua, se grabo en Londres. Allí me casé, tuve mis hijos, y lo que parece tanto tiempo en realidad estuvo marcado por muchas mudanzas: de Londres a Buenos Aires, de Buenos Aires a La Rioja. Armamos y desarmamos varios hogares, tuve y crié a mis hijos, me necesitaron otros proyectos como el Centro Cultural A Tierra. Es decir, no es que me sobrara el tiempo sino que estuve haciendo mucho y creciendo por otros lados, otras inquietudes que se fueron sucediendo. Algo que me pasa también con el dibujo: a mí me encanta dibujar y de chica lo hacía mucho, pero no me dediqué a ello, lo que no significa que la observación no haya seguido desarrollándose e incluso creciendo.

YR: ¿Cómo fue el proceso de crear este disco?

AR: Yo comencé este proyecto con otro trío en Buenos Aires y por cuestiones de logística no se pudo cerrar antes del momento en que cambié de entorno. Creo que se concretó cuando tuvo que hacerlo: los temas son los mismo salvo uno o dos que se agregaron. Lo que sí llegó a cambiar fue una visión estética en cuento al plano de arreglos, porque lo que antes era un trío acústico terminó teniendo un ensamble de maderas, un cuarteto de cuerdo, gente invitada que conocí en los últimos tiempos.

“Este disco es una manera de salir, salir yo misma. Y la música es en este caso un medio, una forma de salir.”

YR: Como el tema que escuchamos recién…

AR: Si, “Lluvia” es uno de los últimos que escribí para este disco, fue un tema que no tiene siquiera un año, pero tiene dos elementos que uso mucho en mis composiciones porque creo que son parte de mi personalidad: uno es la visión del niño, la infancia, y la otra es el agua. Ambos pueden ser disparadores del otro como el caso del olorcito en el aire antes de que caiga la lluvia, esa electricidad cuando uno presiente en el “antes”, que para mí es muy particular en La Rioja. Me lleva al patio de mi abuela en la niñez. Yo en mi casa tengo las mismas plantas que tenía mi abuela: poleo, azucenas, jazmines, menta; esos olores me transportan  hacia ese lugar y ese momento.

Foto: Santiago Ruiz

Foto: Santiago Ruiz

YR: ¿Qué esperas ahora que el disco va a llegar al público, qué expectativas tenés?

AR: No tengo tantas expectativas. En este momento de mi vida me gusta la idea del ahora, ni el pasado ni el futuro sino estar presente en este momento. Como te digo, el disco vienen desde hace mucho con algunas canciones compuestas en Londres, pero en este momento es una necesidad de que salga. Yo soy consciente de que he estado metida puertas adentro, con mis hijos dando clases a los chicos;  este disco es una manera de salir, salir yo misma. Y la música es en este caso un medio, una forma de salir.

Escuchá un poco de su música fijate el clip producido por Revista RANDOM: