¿Puede haber alguien mejor para interpretar a un asesino en el cine que el hijo de uno? Este es el caso del siempre rendidor Woody Harrelson en Natural Born Killers, o Asesinos por naturaleza en su traducción al mercado hispano en 1994 que Ángeles Mendoza Herrera analiza esta semana.

 

Escribe: Ángles Mendoza Herrera

maxresdefaultDirigida por Oliver Stone y está basada en una historia de Quintin Tarantino (de quien se dice que no estuvo conforme por cómo fue plasmada o guionada la historia final). Es una historia tarantinesca sin dudas: una pareja, Mickey y Mallory Knox, viajan por las carreteras estadounidenses matando a los que se les ocurra y huyendo de la policía. Hay un presentador de TV, el egocéntrico Wayne Gale,  que tiene un programa híper sensacionalista: “Maníacos Americanos”, donde el dúo asesino es carne de televisión, vendidos como héroes a las masas fascinadas por su historia.

Debo destacar que la película comienza y culmina con la música del canadiense Leonard Cohen y le calza perfecto, porque nadie mejor que Cohen para hacerte sentir las escenas que se muestran: el desierto, lo que nace, lo que muere, el amor corrompido pero eterno que se tienen Mickey y Mallory. Ellos se ven felices cuando están juntos, viven en un éxtasis de amor y muerte, dos pulsiones no tan antagónicas.

Mickey y Mallory consideran que simplemente nacieron malos, que estaba en su sangre en su origen, en sus familias.

Mickey-Knox-natural-born-killers-38134680-1920-1080El film usa muchísimos recursos cinematográficos como cambios de plano, color, velocidad, escenas dibujadas en comic, proyecciones de escenas intercaladas de otras producciones y proyecciones en paralelo del pasado que hacen un paralelismo con el presente. Hay una escena donde se cuenta la historia de cómo la pareja se conoció y está basada o hecha en el formato o modo de la serie estadounidense “I love Lucy”, que se emitió durante los años 50. En otras aparecen propagandas de TV de Coca Cola y familias reunidas frente a la televisión.

Ambos personajes comparten  que sus infancias y sus vidas han estado rodeadas por el maltrato familiar, pero aquí Mickey aparece como el salvador que vino a rescatar a Mal de su padre violador y de una madre cómplice, para hacer de su vida “una fiesta de niños día a día”, como dice ella.

Como ya mencioné lo del sensacionalismo, en cierto punto la película misma puede verse así ya que exagera lo que se muestra: la sangre, los asesinatos, lo dramático incluso y el rol de los medios sin escrúpulos. Nada acá es suave o apaciguado.  Justamente la película fue criticada por su extrema violencia y por qué se planteó si es una crítica o todo lo contrario a ella.

maxresdefault-(1)Por otro lado está el tema de los medios como buscadores de rating. Es decir, es cierto que todos los medios construyen realidad(es) que no ciertamente son la realidad, pero no todos carecen de escrúpulos. Si la crítica de la película fuera por ese lado, estaría, desde mi mirada, errada. Si es cierto que personajes como Wayne –con mayor o menos exageración- los hay, pero no es algo para generalizar.

Muchas veces Mallory recuerda los abusos de su padre cuando interactúa con otros hombres, hasta con el mismo Mickey, y se siente confundida. Y así como mato al padre mata al resto, menos a Mickey, claro.  Donde aparece un viejo indio con su nieto, éste le pregunta al abuelo si Mal está loca y él le responde que no, que tiene la enfermedad de la tristeza.

Este indio será la única muerte por las que la pareja sentirá culpa luego terminaran en una farmacia donde son atrapados y caen en prisión.

NBK-fullOtros personajes que aparecerán para tomar relevancia en la última parte de la película son el policía/detective Jack Scagnetti y el director de la cárcel warden Dwight McClusky.

Mc Clusky deja pasar a la prensa, entre ellos a Wayne porque dice que es mejor así para no recibir críticas a su prisión, mientras que Scagnetti considera que los reporteros son lo peor que existe…pero en cierto punto acá tanto unos como otros son similares: están obsesionados con Mickey y Mallory y tanto Wayne como Scagnetti no se pueden considerar menos psicópatas que ellos.  El director se refiere a los asesinos como “un recuerdo andante de lo podrido del sistema”, definición que también le cabe a él.

unsung-cinema-natural-born-killers-1994-01eefc47-a10f-4773-a3aa-334d70a374eb-jpeg-33323El final será un estrepitoso motín, donde los presos toman la posta para revelarse de manera violenta ante ese sistema, también violento, mientras Mickey se reencuentra con Mal luego de un año de no verse y escapan. Durante toda esta corrida, Wayne tiene sed de rating así que los persigue cámara en vivo y hasta finge ser su amigo para ganarse la complicidad y continuar a cámara en hombro

Aunque haga sus intentos por mantenerse con vida y con pantalla, Wayne recibirá de su propio veneno porque… ¿Quién es el demonio aquí?

* El título de la columna es el mismo de un tema de la banda argentina, Billy Bond y la Pesada del Rock and Roll y lo elegí por su letra y porque si no estuviera musicalizada por Cohen y otros grandes temas  de la banda sonora,  la Pesada les quedaría bien.