Segunda Parte de la interesante entrevista a Manuela Calvo, licenciataria y organizadora del TEDx Valle del Yacampis que este viernes vuelve a abrir las puertas de esta feria de las ideas. antes, hablamos con ella de los comienzos de este evento en La Rioja, las dificultades de llevarlo adelante durante cuatro años y el crecimiento de los colaboradores en cada edición. “Para que haya cultura colectiva se debe confiar en los otros”.

 

Primera parte aquí

  • ¿Qué otros problemas tuvieron durante la segunda edición?

Bueno, tuvimos que volver a traer un youtuber -Vedito- cuando no queríamos hacerlo para que nos identifiquen como el “evento de los youtubers”. Pero esta vez ya no estuvo como orador sino como un show en el post evento, entonces se convocó sin que él estuviera allí y la gente que fue se quedó por eso.

  • El año pasado tuvieron un problema grande con la Universidad de La Rioja…

Lo que ocurrió el año pasado con la tercera edición fue la confirmación de lo que veníamos esperando: muchos inscriptos y la posibilidad de llenar un espacio grande. Lo realizamos en el anfiteatro “17 de octubre” de la UNLaR, en una jornada en donde se realizaron simultáneamente varios eventos de mucha convocatoria como el festival ImágeneSociales. El problema que sufrimos fue que la institución que nos iba a financiar -la Universidad- término bajándose dos días antes, obligándonos a poner dinero de nuestro propio bolsillo. A pesar de todos, la piloteamos y pudimos realizar un excelente TED que estuvo a la altura de las circunstancias: llenamos el espacio y la gente la pasó bien.

El intermedio en el Paseo Cultural - 2013

El intermedio en el Paseo Cultural – 2013

  • ¿Cómo repercutió esa falta de fondos a último momento?

Se nos complicó muchísimo. De repente no teníamos el dinero para los pasajes de los oradores; pero ahí empezamos a conocer como se compromete la gente comunitariamente. Hubo oradores que vinieron y se pagaron su propio pasajes, oradores que le pagaron el pasaje a otros, la colaboración del equipo y el efecto gorra. Esto último fue tan exitoso que este año decidimos hacerlo al revés: empezar pasando la gorra en lugar de buscar el esponsoreo institucional, hacerlo difícil pero independiente.

  • ¿A qué te referís con “pasar la gorra”? ¿Al crowdfunding?

Nosotros antes teníamos un esquema parecido a otros TEDx, lo cual es un error porque el evento en ciudades grandes cuenta con multinacionales y toda una cultura del esponsoreo que en La Rioja no existe. Aquí no podés ir a visitar al pequeño comerciante y decirle “hola, acá está la escala de la colaboración” porque no lo van a aceptar; aquí no se valora el esponsoreo como lo valoran en Buenos Aires. 

Entonces nosotros decidimos ir a los pequeños comerciantes que conocen el TED y son fanáticos del formato, que conocimos durante las tres primeras ediciones del evento. Primero íbamos a esperar conseguir muchos sponsors así antes de ir a pedir ayuda a las instituciones.

PH: Juliana Torres

El Tercer Equipo PH: Juliana Torres

  • ¿Qué feedback les llegó luego de las exposiciones que se escucharon en estos últimos TEDx?

Creemos que ha habido mucha influencia. Hay muchos casos que nos han gustado como los chicos de Aimogasta que programan videojuegos, que hoy han sido premiados en eventos nacionales de software. El caso de Matías Vaca -Geólogo, expuso en el año pasado- en donde el proceso de coucheo previo a su exposición fue muy interesante. También la experiencia de Valentín Muro -en 2013-, que era un chico introvertido, freaky, que tenía ideas muy interesantes al que nosotros invitamos por primera vez a exponerlas; hoy su charla TED es citada en todas partes. Eso nos pone orgullosos porque la curaduría de ideas es muy importante.

  • Hablando de la “curaduría de ideas” ¿cómo seleccionan o reclutan estas charlas, especialmente las locales?

Al principio hicimos convocatoria abierta y la gente nos hacía el favor de exponer algo, cuando en el resto del mundo la cosa es al revés: en el TEDx Rio de la Plata hay un negocio importante para poder dar charlas. Allá primero se hacen capacitaciones en El Mundo de las Ideas -un evento previo al TEDx-, después son oradores de ese evento y recién allí pueden ser considerados para el grupo selecto del evento principal.

Acá íbamos y incentivábamos al que considerábamos que tenía una idea para participar y aún así encontramos mucha reticencia.

TEDx UNLaR PH: Arturo Harald Olivera

TEDx UNLaR
PH: Arturo Harald Olivera

  • Entonces ustedes pasaron de una situación en que debía prácticamente rogar por que participen a una selección más rigurosa como la del año pasado en las que incluso se bajó línea muy fuerte a la hora del coucheo.

Claro, antes tenía que andar explicando lo que era el TED y ahora se acercan diciendo “mirá, tengo una charla para ustedes que la va a romper”… pero hay que ver si la vas a romper. Curar las mejores ideas de la comunidad es la responsabilidad del licenciatario del TEDx, por eso la calve es observar a la gente que está haciendo algo: “¿qué hiciste para validar lo que estás diciendo?”

  • Al principio mencionaste que empezaron como un pequeño grupo ¿Cuánto creció desde entonces el equipo de colaboradores?

Hoy son alrededor de 50 los que se anotaron para colaborar. La mayoría es gente que no conocíamos y terminamos creando un vínculo a partir de esto. El hecho de que sea un evento abierto y transparente a la comunidad aporta una dinámica diferente.

Este año preguntamos en la página quien quería participar y les pedímos que nos dejen sus datos y el rol que esperaban ocupar. Más de 50 se anotaron y la mayoría pidió formar parte del equipo organizador -solo dos pidieron exponer y esas dos personas pasaron el filtro para este viernes-. Desde ahí organizamos reuniones y repartíamos roles diciendo: “esto es lo que se hizo, esto es lo que tenemos, esto es lo que hace falta”.

PH: Arturo Harald Olivera

PH: Arturo Harald Olivera

 

  • A vos en lo personal, ¿qué te dejaron estos cuatro años?

Arriesgarse a que salga todo mal sin ningún tipo de problema, a no tener miedo a fracasar y a tener confianza en desconocidos. La única forma de que algo crezca exponencialmente es confiando en desconocidos, sino no crece. No podes tener cultura colaborativa si no confías en los otros que no conocés.

  • ¿Te han decepcionado los desconocidos?

¡Uff, un montón! Pero no hay que tener miedo a eso. Muchos vienen por intereses particulares, se aprovechan y se van, pero con paciencia se van filtrando y la gente que queda es valiosísima. Uno aprende cómo se va decantando la cosa pero nunca hay que cerrarle la puerta a nadie.

El nuevo equipo PH: Arturo Harald Olivera

El nuevo equipo
PH: Arturo Harald Olivera