Después de una año en el que aparecieron locales de tatuajes por todas partes, era hora de que la rioja pusiera un broche a este boom con su propia Convención de Tautajes. La espera terminó y este fin de semana cientos de riojanos pasaron por la carpas instaladas y se sometieron a la precia de más de 6 artistas de todo el mundo. Pasá y enterate mas de los entretelones de este primer evento de tintas riojanas.

A nadie le puede haber pasado por alto el hecho. Hace apenas dos años quien quería tatuarse debía acudir a algún redil oculto por ahí, pedir turno y esperar que el artista venga desde otra provincia o tal vez visitar alguno que ejercía su profesión en su casa.

De golpe la ciudad de La Rioja (ya también el interior) cambió. Fue como una olla a presión que explotó súbitamente, concoctado seguramente desde las redes sociales, y en lapso de apenas unos meses una decena de locales de tatuajes aparecieron por todo el centro. Y ya ni siquiera escondidos sino, a la manera de las grandes ciudades, con vidriera grande y abierta para que todos vean el oficio.

Pero por más sorprendente que esto pueda parecer, lo cierto es que las señales estaban ahí: el tattoo era una característica cada vez más común de las pieles riojanas, especialmente jóvenes. Los taboos hace tiempo que se rompieron y escracharse un brazo o una pierna es algo que incluso los grandes medios reflejan sin tapujos. Como el sombrero o la gorguera en otras épocas, el tatuaje es hoy una moda que atraviesa todos los estratos sociales.

995Lo que decanta inevitablemente en la Convención de Tatuajes que se realizó este fin de semana en el Paseo Cultural, la primera en su especie en La Rioja, con todos los ingredientes de esas que veíamos en otras partes. El evento surgió gracias al empuje de los hermanos Patricio y Matías Pioli quienes junto a otros socios instalaron el bar Inkside Tattoo justamente frente al Paseo Castro Barros y que en pocas semanas explotó como uno de los mejores lugares para terminar la noche. Patricio Pioli es de hecho tatuador desde hace 18 años y uno muy respetado en la comunidad, con la experiencia de haber viajado por todo este país y otros vecinos. Radicado por estos días en San Juan, hace 4 años que viene realizando esta convención allí y decidió que tenía la voluntad y el know how para hacerla en su provincia natal.

El resultado: tres días en el que más de 60 artistas trabajaron, expusieron, vendieron y mostraron todo su talento. Llegaron desde Córodba, Buenos Aires y rosario pero también de Perú, Chile, Colombia y Ecuador, todos tatuadores de primer nivel que se codeaban con los talentos locales para, al final de cada día, presentarse frente a un jurado con sus diseños para elegir al campeón de la jornada.

992¿Por qué decidiste realizar un evento así acá en La Rioja y ahora?

Porque primero y principal porque es mi provincia natal y esto fue un sueño para mí: siempre lo vi por la tele o lo leí en revistas y me imaginaba poder verlo acá algún día. Por otro lado, quería que fuera en el invierno riojano para evitar el calor del verano, Finalmente porque surgió la oportunidad de hacerlo y decidimos hacerlo. Vivo en San Juan, pero vengo seguido a La Rioja porque abrimos con mi hermano y otros chicos el bar Inkside.

Te acordarás lo que era tatuarse en La Rioja hace unos años, solo había un solo lugar escondido por ahí, y ahora explotaron las casas de tatuaje y los artistas por toda la ciudad, ¿Cómo analizas este momento que se está viviendo?

La verdad que es como vos decía, en uy poco tiempo se ha llenado de locales y tienen que ver con que el tatuaje está en la cresta de la ola. Lo vemos en la televisión todo el tiempo, se perdieron los taboos y los mitos como el de que no vas a poder conseguir trabajo o donar sangre. Hoy por hoy los tatuajes que se logran hacer en la piel son magníficos, obras de arte, entonces el lienzo al ser viviente lo hace magnífico y eso genera que la gente desee tener un tatuaje.

97Vos que tenés 18 años de experiencia ¿Cómo era tatuar hace casi dos décadas y cómo es hoy en día?

Hace 18 años yo tenía que pedir plata prestada a varios amigos para poder ir a comprar una sola tinta a Buenos Aires. Hoy podés conseguir en cualquier lado y muchos locales las venden junto con los equipos para empezar a trabajar. Tiene que ver con la cantidad de chicos que quieren aprender y dedicarse a esto.

¿Y la aceptación social?

¡Uf! Antes tener un tatuaje significaba que te marginaran, que pensaran que eras un delincuente y que habías estado preso. Hace como seis años atrás que viene cambiando esto, yo que pude viajar mucho me di cuenta que es algo que pasó tanto en La Rioja como en el resto del país.

9

Patricio Pioli

¿Cómo definís el oficio del tatuador?

Es como esculpir la piel, porque el tatuaje es como una armadura, un expresar algo de nosotros de adentro hacia fuera. Cuando nos preguntan qué significa un tatuaje nosotros contestamos “vivencia”, es un momento que decidiste hacértelo y que lo vas a llevar toda tu vida. Así de simple.

¿Por qué empezaste a tatuar?

Porque una vez me crucé con un vecino al que le noté una ancha en el brazo, una mancha con forma. Le pregunté que era y me invitó a su casa esa noche para que ve como le hacían otro, desde ese momento soy tatuador.

7