En el Día de las Madres, consideramos que es un digno homenaje invitar a nuestro lectores a conocer la lucha inclaudicable de una madre por encontrar justica. El “Proyecto Antirrepresivo Zonal 1-Modelo Julio López” de Ayelén Argañaraz se presentó durante la Noche de Arte en Cortocircuito en la Sala de Exposiciones de la Secretaría de Cultura. Un estudio sobre la violencia y el abuso de las Fuerzas de Seguridad encarnada en el caso de Sara Canciani y el asesinato de su hijo Roberto Agüero. Un recorrido por una muestra que lejos de ser la expresión solitaria de un artista, está marcada por una estrecha colaboración con la víctima.

A Roberto Agüero lo mató el oficial Juan Eduardo Tello un 12 de marzo del 2006. Desde entonces Sara Canciani, junto a tantas otras madres que han sufrido la muerte de un hijo en manos de las Fuerzas de Seguridad, se ha convertido en un símbolo de la lucha incaludicable e invencible que solo una madre puede emprender.

El asesino de Roberto acaba de ser condenado a 17 años de prisión pero, lejos de ser el fin del asunto, la historia de Sara Canciani acaba de adquirir nueva fuerza y significado de la mano de una muestra plástica. La artista chileciteña Ayelén Argañaraz la invitó a participar del “Proyecto Antirrepresivo Zonal 1-Modelo Julio López”, un proyecto artístico que surgió luego de que la autora sufriera ella misma un hecho de violencia policial.

Luego de meses de trabajo conjunto, en el que Canciani y Argañaraz trabajaron de un manera íntima y colaborativa, la exposición de los resultado se pudo apreciar durante la Noche de Arte en Cortocircuito. Te invitamos a un recorrido fotográfico y a través de las palabras de Argañaraz, por este grito de presencia a partir de la ausencia.

Fotos: Nacho Quintavalle

Fotos: Nacho Quintavalle

El proyecto anti represivo surge a partir de la propia experiencia de la autora frente un hecho de violencia y abuso de poder por parte de la policía. La primera parte del proyecto consistió en el descargo artístico de Argañaraz, para la segunda parte decidió invitar a una madre víctima de esa misma violencia.


 

Fotos: Nacho Quintavalle

Fotos: Nacho Quintavalle

“Sara propone intervenciones e instalaciones en el espacio público entiende la fuerza que puede tener una imagen pública. En un momento propuso algo muy tremendo: quería hacer un muñeco de Roberto y Hugo Peña -un joven detenido por la policía y posteriormente encontrado “ahorcado” en 1998-“.


Fotos: Nacho Quintavalle

Fotos: Nacho Quintavalle

“Luego de conseguir el espacio para la muestra, considero muy importante que Sara esté presente y que propusiera lo que el proyecto debía ser. Que ella lograra traer de vuelta Roberto: le trasladé la iniciativa Sara, como artista hice un acompañamiento. Traté de conseguir que tomar este dolor insuperable y lo tradujera a un lenguaje, que le permitiera ser una catarsis a través del arte”.


DSC_2710

“Yo pensaba en un altar, porque esa es mi propia experiencia de vida: tal vez viniese de mi abuela que adoraba sobre un altar a mi madrina que había fallecido. Pero Sara me dijo ´no, yo no tengo grutas. En mi casa mi hijo no está muerto´”.


Fotos: Nacho Quintavalle

Fotos: Nacho Quintavalle

“Voy a seguir con los relevamientos y continuar trabajando con las víctimas de abusos, acompañándolos, vinculándome y manteniendo siempre la propuesta de un proyecto artístico”.