Como toda cubana, Lena emana ritmo, sensualidad, simpatía y calor. A días de editar su nuevo disco, pasó por Argentina para dar su propio concierto y telonear a la mismísima Joss Stone. La amamos junto a Alejandro Sanz, pero ahora es tiempo de disfrutarla en soledad. Su nueva canción “si ya no tengo tu corazón” confirma nuestro idilio.

Escribe: Mariano Casas Di Nardo

Fotos: Gentileza Warner Music 

Fotos: Gentileza Warner Music

La conocimos a través de Alejandro Sanz en el dueto “Tu corazón” allá por el año 2005 y a medida que fuimos investigando su trabajo, descubrimos lo inmensa que era como artista. Porque hasta ese momento brillaba en las sombras, como todo virtuoso músico. Concertista, compositora, cantante y actriz; Lena Pérez García era quien le dirigía la orquesta a su madre, la reconocida artista cubana Malena Burke. Hoy, con papel protagónico en su propia carrera, trae nuevas canciones, como su nuevo corte “Si ya no tengo tu corazón”, una balada romántica, con la que asegura enamorar a todos sus fans.

 

-El primer registro que tenemos tuyo fue esa hermosa canción llamada “Tu Corazón” junto a Alejandro Sanz… ya pasaron nada menos que diez años.

-He vivido toda mi vida dentro de la música. Lo que sucedía es que estaba detrás de escena. Y lo de editar un disco solista fue recién en el 2003; pues antes sólo me dedicaba a lo mío y a hacer coros en discos de otros artistas como Gloria Estefan, Placido Domingo y Julio Iglesias, entre muchos otros. Y trabajando con Alejandro Sanz en “No es lo mismo” fue que nos conocimos. Le gustó mucho mi forma de cantar y de componer y me pidió que le mostrara algunas de mis canciones. Le toqué al piano algunos temas y como que se convirtió en una especie de padrino musical.

-Un cuento de hadas…

-Inesperado y mágico. Él me presentó a la disquera Warner y en una de esas reuniones de trabajo, le dije que si me hacía famosa hiciera un dúo conmigo y me respondió que no teníamos que esperar a que eso suceda, que lo haríamos ya y así fue. Grabamos “Tu corazón” y creo yo que quedó una hermosa balada, llena de magia por dentro y fuera. Esas cosas hablan de su generosidad y calidad como persona y artista. Estoy inmensamente agradecida a él y a todo su equipo de trabajo.

 

“NUNCA PARAR DE TRABAJAR Y LUCHAR POR LO QUE UNO QUIERE, PERO SIEMPRE SOBRE LA BASE DEL ESTUDIO Y DEL TRABAJO CONSTANTE. ASÍ SE ABREN LAS PUERTAS CORRECTAS.”

 

-Llevás la música en la sangre, tarde o temprano iba a salir…

Fotos: Gentileza Warner Music 

Fotos: Gentileza Warner Music

-Siempre digo que la música me escogió a mí, yo no hice más que aceptar y acompañar. Ya venía en mi ADN. Estudié piano clásico durante once años en Cuba, canto desde los dos pero no quería ser cantante. Eso lo tenía decidido. Solo quería ser pianista, de hecho me gradué de concertista.

-Pero algo cambió, por suerte…

-Sí, a medida que fui escribiendo cada vez más, empezó a crecer el deseo de ponerle voz a mis propias canciones. Yo era la pianista de mi madre y dirigía su banda desde que llegamos a Estados Unidos. Lo hice por mucho tiempo hasta que en el 2005 salió al mercado mi primer disco solista, que tenía “Tu corazón” como primer corte de difusión.

Lee la nota completa en Revista RANDOM