Ni siquiera la ruidosa tarde porteña me deja distraerme de las palabras de este artista. Ezequiel es explosivo en sus afirmaciones y es dueño de una extensa carrera como comediante a nivel internacional.  También participó en un sin número de ficciones como “La Lola”, “Guapas” hasta la súper original serie “Todos Contra Juan”, dirigido por Gabriel Nesci, entre otros. Con singular estilo para llevara cabo sus originales monólogos, repletos de energía y observaciones milimétricas, se presentara en Córdoba el próximo 26 de abril en Quality Espacio. Una  oportunidad única para vivir una experiencia de purísimo Stand Up.

Hiciste cine, televisión, teatro y ahora stand up. ¿Te considerás un actor flexible?

Entiendo tu pregunta, el concepto, a mi parece que los actores hacemos lo que podemos.En todo caso, la flexibilidad es una apreciación del público, yo hago lo que me llaman para hacer y por otro lado hago las cosas que armo yo. Porque la tele y el cine te tienen que llamar, evidentemente no debo ser tan flexible porque no me llaman tanto. Mi sensación es que me llaman menos de lo que a mí me gustaría que me llamaran, que me llaman menos de lo que yo merezco que me llamen por mi capacidad. Es todo tan raro, nunca entendí cómo funciona todo esto, no le encuentro la lógica de la tele, durante muchos años, antes de vivir del stand up, yo quería ser actor de cine, de televisión, estuve muchos años analizando cómo funciona todo, si es porque sos lindo, si es porque sos feo, porque sos carismático, o porque como te comportas fuera de cámara. O por contacto o porque sos hijo de…, creo si lo hubiera entendido estaría laburando mucho más.

¿La televisión argentina ya no te seduce?

Es una pregunta muy  difícil de responder porque  veo muy poco tele, es muy poco lo que se hace, y como seducirme sí, claro que me gustaría laburar, a la vez me cuesta imaginarme dónde trabajar, no veo dónde, hace unos años atrás cuando había un montón de ficciones dando vuelta, yo decía uy: ¡Que ganas de estar acá! Me pasó con programas que estuve como “La Lola”, “Guapas”, “Todos Contra Juan”, bueno en esta estuve desde el principio. Hay dos ficciones, una que medio está terminando y está mal y la otra no sé qué…es difícil imaginarse.

En “Todos contra Juan” tu personaje de Ulises fue trascendente y generó fanáticos, ¿Qué recuerdos te quedan de esa ficción?

Ayer estuve haciendo un tratamiento con un traumatólogo porque me desgarré jugando al fútbol y un paciente me dijo: “Vos eras Ulises en todos Contra Juan”. Yo no me imaginé que iba a tener la repercusión que tuvo, que la gente se iba a hacer tan fanática y que ese fanatismo se iba se iba sostener en el tiempo, hay gente que tiene los dvds comprados, se acuerda de escenas de la serie que yo no recuerdo. Me parece fue el último momento que la tele podía hacer  o probar cosas distintas. “Todos contra Juan” era un proyecto en particular diferente a todos,tal vez las comedias y las series web tienen un registro  más cercano a esto pero en la televisión abierta “Todos contra Juan” fue lo último. Es muy difícil hacer una ficción, a las productoras y a los canales les tienen que cerrar los números.

Ph: Ezequiel Capa

Pensás que estamos ante un tiempo de cierta decadencia de la ficción argentina, ¿Cuál es tu punto de vista?

La verdad que ni idea, yo la verdad no sé cuál es la lógica de la tele, no es mi mundo ni se para dónde va. Lo que sí  me parece es que la tele perdió mucho rating en manos de las redes sociales, o de las plataformas como Netflix, ahora la gente elige a qué hora elige ver lo que ve y dónde y eso hace que haya menos plata para producir y se ve porque hay poca ficción. Yo me acuerdo aquella famosa frase en la entrega de los Martín Fierro: “Somos actores queremos actuar” que significaba porque había poca ficción, fue como hace 17 años, y en ese momento había quince ficciones y los actores nos quejábamos que no había lugar para actuar, ahora hay dos, ¿Qué ficciones hay ahora? ”Argentina , tierra de amor y venganza” y “Campanas en la noche”, a mí lo que me llama la atención es que yo trabajo, hago stand up mucho afuera, por ejemplo, a Chile y a Uruguay, y lo que veo es que afuera se produce mucho más. No sé qué pasó con la ficción acá,la verdad que no sé. Vos vas a Chile y por lo menos tenés 15 ficciones. Argentina siempre fue más fuerte, siempre tuvo más tradición y lo más doloroso y triste que cuando todo se va achicando, mucha gente se queda sin trabajo. Y si el día de mañana hay un resurgir, no va a haber camarógrafos, sonidistas, no va haber actores, etc porque ¿Quién se va a preparar para una carrera que no tiene futuro? Todos los técnicos que van estar haciendo otra cosa, es terrible porque por otro lado, hay muchos actores, hay mucho talento, no hay un sistema o industria  que los contenga. Son actores que hacen lo que pueden, que se desperdician, pucherean con algún papel o hacen otra cosa. Son un montón de eslabones que se van rompiendo. Mi pregunta es, ¿Dónde están los actores de 60 o 70? Mi pregunta es ¿Dónde está todo ese talento?. Hay que ver cuál es la realidad.

El stand up es un género relativamente nuevo dentro del teatro, ¿Cómo ves a este estilo de hacer teatro?

El stand up en la Argentina, a diferencia de otros países que no hay tradición en teatro, se montó en el tren de este, lo digo en  el sentido, por ejemplo, en Chile que no hay una actividad teatral como acá. El stand up apareció como algo nuevo, allá la gente empezó a ir a funciones de stand up, en cambio acá es al revés, la gente puso al stand up como una opción más de espectáculo teatral para ver y en eso influyó en muchos comediantes que para mí se confundieron y creyeron que al stand up había que agregarle música, coreografía, sketchs, personajes,escenas, etc.

Ph: Ezequiel Capa

Entonces se hacen estos shows que nada tienen que ver con el stand up, con quince minutos de monólogo y después se ponen una peluca y eso tiene que ver con atraer a más público. Me pasó que hice un espectáculo con Malena Pichot y vino un periodista para la cobertura del show y en su crítica mencionaba como algo negativo que en mi espectáculo no había cambio de vestuario ni de escenografía, y eso es el stand up. Al stand up como género le falta muchísimo en la Argentina, es una pena, en Chile hay periodistas formados para criticar un espectáculo de stand up con elementos, conociendo de comedia, pero acá no hay gente que analice el género, que sepa ver que herramientas usa el comediante, cuál es su búsqueda, su evolución, y eso conspira porque si vos te fijas los shows de stand up que se destacan por motivos ajenos al género.¿Cuáles son los shows que más trascendieron en Argentina? Es un género que tiene mucho para crecer, yo estuve la semana pasada en Nueva York y allá tenés cientos de periodistas que saben analizar y opinar sobre este género como lo hacen los periodistas de cine que pueden analizar una película de Woody Alen o si tiene elementos, por ejemplo, de Tarantino.

En tu cuenta de Instagram hay una serie de videos “Mamá Campa” y “Zeki”en la que incorporás a tu mamá. ¿Hay una especie de búsqueda?

Yo lo de mi vieja no busco nada, mi vieja es paciente psiquiatra y un día se me ocurrió filmarla y claro los locos son muy interesantes, queribles y muy honestos. Empecé hacer videos con ella y la gente se enganchó y le gusta, la quiere mucho. A mí me sirvió  porque dije esto ya no es mío sino es de todos, mi relación con ella no fue fácil. Lo de mi vieja siempre existió, desde mi infancia hasta mi adolescencia y ahora a los 43, entonces en un momento mi cuerpo dijo basta y dije voy empezar a reírme de esto. Y uno hasta cierta edad padece más las cosas de los padres y a veces vos podés trascender esto, como la idea que el discípulo supera al maestro, en cierta manera uno nunca corta el cordón umbilical.

¿Cómo llegás a la actuación?

Son varios factores, cuando uno es chico siempre busca llamar la atención, me parece que actuar es la forma profesional de que te miren y a todos nos gustan que nos miren. El que se viste de diferente manera, el que tiene corte de pelo diferente o un tatuaje, todos queremos que nos miren. Yo cuando era chico veía cosas actorales, de cine de televisión y me encantaba y decía “yo quiero hacer eso”. Y cuando estaba en quinto año del secundario todos mis compañeros buscaban carreras como Marketing, abogacía, entre otras; y me parecía un horror estar encerrado en oficinas y yo tenía en mi cabeza como que no quería ser un engranaje de este sistema,quería hacer algo distinto. Todo esto sumado que yo iba al colegio en San Isidro, que para los que no conocen es un barrio alto, cheto y consevardor, es rugby y demás. Yo me eduqué ahí, ocultaba que quería ser actor, tal vez por un prejuicio mío, por lo  que significaba ser falopero, hippie, zurdo, pobre o sea todo mal. Después cuando yo estaba en el teatro, allá por el 95, hubo como un boom de acercarse a las artes, el que no hacía teatro hacía danza, o pintaba o escribía. Todo esto vino de la mano de Reina Reech y Cris Morena. Entonces antes estudié teatro porque no quería laburar sin formarme, en ese entonces era el cheto y por suerte  hoy eso cambió.

Con todas tus experiencias de vida que me contás tu primer casting no debe haber ido fácil. ¿Cómo fue el primero que participaste?

Uy casi no me acuerdo, pero recuerdo primeros laburos, fue en algún programa de televisión que era una escena con grandes actores que ya fallecieron como Marcos Zuker, Tincho Zabala, Olga Zubarry, Franklin Caicedo y Carlos Carella. Y en esa escena hacía de una ladrón que había robado y se fue a tomar un café, y al frente lo tenía a Tincho y a Marcos que eran policías y que me decían: “Ya sabemos quién sos, no te hagas el vivo”. No tenía texto y cuando me comenzaban hablar tenía que pararme para huir, Carlos Carella que era el comisario me volvía a sentar, las primeras tres veces no me paré… y el director me decía “Corten, tenés que pararte”. Por otro lado, también hice muchas publicidades sobre todo en el 2000, hacía dos o tres castings por día.

Ph: Ezequiel Capa

¿Cómo abordás los temas de lo cotidiano y otros en los que hay un peso como el de la religión, la familia  o la política?

A mí los temas me sorprenden, como por ejemplo cuando voy manejando y eso uno después lo trabaja con los elementos que fue aprendiendo a lo largo de los años. Los temas son universales, sea que esté hablando de los cuernos que me metió mi ex o de si quiero tener hijos, seguramente esté hablando del amor. Cuando vos vas a ver a un comediante, vas a ver lo que tiene en la cabeza y cómo lo dice.Cómo le repercute el amor, la muerte, Dios, el sexo. Por eso, cinco comediantes pueden estar hablando de lo mismo y el primero puede ser un pavo y el último volarte la cabeza.-