Es cálida, relajada y divertida. Con un estilo bien particular, lejos de los estereotipos y las estructuras. Nació rodeada de arte y eligió la actuación como un canal para poder hacer todas las cosas que le gustan. En esta charla con revista Random, la actriz Anita Pauls, nos cuenta más de su presente y su manera de vivir.

  • Fotos: Santiago Ruiz/ Asistente: Cynthia Beatove Jones Estilismo: Carina Brandan Maquillaje: Natacha Salazar Agradecimientos: Hotel Esplendor Palermo Soho

    Fotos: Santiago Ruiz/ Asistente: Cynthia Beatove Jones Estilismo: Carina Brandan Maquillaje: Natacha Salazar Agradecimientos: Hotel Esplendor Palermo Soho

    Estuve navegando por tu web y es muy interesante. Muestra varias facetas tuyas y nos acerca más a quién sos. Pero en una presentación contás sobre la imposibilidad de definirte. ¿Cómo es esto?

A mí me cuesta mucho todo lo que sea etiquetar. Sobre todo lo que es autodefinirse. Me da la sensación de que para saber quién soy para el otro, tengo que salirme de mi misma y observarme y yo nunca me voy a observar desde afuera. Entonces hay algo de la definición que nunca va a alcanzar para cualquier persona. Una persona es un montón de cosas y a mí me cuesta rotularme.

 

  • ¿Y si nos referimos a lo profesional exclusivamente?

Sí, claro. Soy actriz, soy cantante. Pero me pasa que no creo que eso sea una parte definitoria, que me defina. La profesión es algo más. Hay muchas personas que su profesión no tiene nada que ver con lo que ellas en realidad son. Entonces sí, soy actriz, soy cantante, pero yo no sé si lo limitaría a eso. Es mi trabajo y me encanta hacerlo, pero no es lo único.

 

  • ¿Cómo fue que comenzaste? Viniendo de una familia repleta de arte, ¿lo tuyo se dio de manera natural? ¿En algún momento renegaste de eso?

En realidad no renegaba pero nunca lo vi como que el arte era mi vida, para nada. En el colegio en el que estaba nadie pensaba en ser artista. Las cosas que se me ocurrían para ser cuando fuese grande, eran cosas como jueza (risas). A mí me divertía todo. Ser taxista, ser maestra, azafata. Pero todo por la situación y la escena. Me gustaba interpretar todo. Todo me resulta apasionante. Me gustaría estudiar medicina, por ejemplo. Eso es lo que me pasa. Con la actuación encontré la manera de ser todo eso. Si viene un papel en el que el personaje se dedica a tal cosa, puedo investigar y aprender más acerca de eso, y así me gusta que sea.

 

“EN EL FONDO TODOS SOMOS PROFUNDOS Y FRÍVOLOS.”

Fotos: Santiago Ruiz/ Asistente: Cynthia Beatove Jones Estilismo: Carina Brandan Maquillaje: Natacha Salazar Agradecimientos: Hotel Esplendor Palermo Soho

Fotos: Santiago Ruiz/ Asistente: Cynthia Beatove Jones Estilismo: Carina Brandan Maquillaje: Natacha Salazar Agradecimientos: Hotel Esplendor Palermo Soho

  • Y respecto de la preparación. ¿Cuándo empezaste a formarte más profesionalmente?

Yo empecé a estudiar cuando era muy chica cuando tenía 6 o 7 años. Seguí estudiando mucho. Empecé con Gabriel Leicovich, después con Nora Moseinco, Julio Chaves. Y cuando estaba por terminar el colegio, surgió desde un grupo de compañeros del taller de Julio, hacer una obra. Y dije que obvio. Me gustaba actuar, no sabía qué iba a estudiar y mientras me tomaba un año sabático. Se llamaba “Juegos a la Hora de la Siesta” y después me gustó. Me di cuenta que si me especificaba en algo, perdía otras cosas. ¡Y a mí me encanta todo! Entonces con la actuación encontré una manera de poder seguir con eso, de hacer de todo.

 

  • ¿Y dónde te sentís más cómoda desarrollándote como actriz? Me refiero a la televisión, el teatro o el cine…

A mí me gusta experimentar en todos los ámbitos, entonces realmente me voy dejando llevar, no es que tengo como una meta u objetivo, como por ejemplo hacer tele. Puede serlo, pero también hacer una obra me encanta y también hacer una película ni hablar. Voy probando, porque medio que yo no sé qué quiero. O sea te puedo decir, me gusta la fama de la tele, o no. Pero hasta que no lo viva, no tiene fundamento. Entonces le doy la bienvenida a cualquier cosa que aparezca, que me entusiasme y que sepa que me va a enriquecer de algún lugar.

Fotos: Santiago Ruiz/ Asistente: Cynthia Beatove Jones Estilismo: Carina Brandan Maquillaje: Natacha Salazar Agradecimientos: Hotel Esplendor Palermo Soho

Fotos: Santiago Ruiz/ Asistente: Cynthia Beatove Jones Estilismo: Carina Brandan Maquillaje: Natacha Salazar Agradecimientos: Hotel Esplendor Palermo Soho

  • ¿Qué es lo que disfrutás de cada uno?

El teatro tiene algo que a mí me encanta, que es la adrenalina del momento, la respuesta inmediata del público y el recorrido del personaje que es durante una o dos horas. Eso como actriz es muy gratificante. Una película está buenísima, tiene algo que te inmortaliza y te queda un archivo que podés ver. Pero tiene eso de que empezás a grabar la escena 20 y no tenés ni idea de cómo llegaste ahí. Claro que con buenos ensayos se puede planear. Y la tele tiene algo más del oficio, que tiene que ver con la rapidez y que la fugacidad. Todo se va. Me ha pasado de hacer escenas que en el cine tenían un peso y televisión es un segundo y ya está. Y a la vez tiene el tema de la exposición y que se maneja más plata, un montón de otras cosas. Todo tiene lo suyo.

 

  • ¿Cómo te llevás justamente con esa exposición, con el reconocimiento?

Me pasa que no siento que haya llegado ni de golpe, ni un montón. No sé, no me doy mucha cuenta. Yo crecí con eso entonces no es nada invasivo. Me llevo bien.

 

  • Mirando para atrás y de cara al futuro, ¿en qué momento de tu carrera sentís que estás?

No lo tengo nunca claro. Es como un recorrido y yo no tengo ni idea de a dónde voy. Eso es lo que me pasa. Miro para atrás y hay días en los que digo “no hice nada en estos días años” y hay otros días en los que digo “hice un montón”. Hay cosas que me llenaron de satisfacción, sobre todo a nivel teatral. Irme a Francia a hacer una obra, después hacerla en el Teatro San Martín acá, trabajar con gente que admiro. Entonces miro para atrás y me comparo con gente que tiene otro recorrido y no sabés a dónde va a ir, ni qué le llevó a estar donde está. Entonces me cuesta analizarlo y definir en qué momento estoy. Ahora estoy ensayando 3 obras de teatro. Y también voy haciendo cosas en cina, más que en tele que no hago tanto. Este año ya hice dos pelis y tengo una más antes de fin de año.

“EL TEATRO TIENE ALGO QUE A MÍ ME ENCANTA, QUE ES LA ADRENALINA DEL MOMENTO, LA RESPUESTA INMEDIATA DEL PÚBLICO Y EL RECORRIDO DEL PERSONAJE QUE ES DURANTE UNA O DOS HORAS. ESO COMO ACTRIZ ES MUY GRATIFICANTE.”

Leé la nota completa en Revista RANDOM