La Rioja está llena de bellezas en cada kilómetro de su territorio. Te invitamos a conocer el increíble corredor Productivo de La Rioja, tierra de altos cerros nevados y valles fértiles, corazón de la producción oli y vitivinícola de la provincia, donde la naturaleza muestra sus atributos con soberbia.

El imponente Valle del Bermejo, es el corazón de una importante y variada producción. Aquí la fecundidad de la tierra no sólo se refleja en la historia de nuestra identidad, sino que en una conjunción sutil de colores, texturas y aromas, la representan como uno de los mejores exponentes de viñedos y olivares.

Se trata del incomparable torrontés riojano, varietal es único y privilegiado, cuyos vinos han sido ganadores de premios internacionales. También es la tierra madre de una olivicultura que traspasa las fronteras posicionando a la Provincia entre los mayores y mejores exportadores al mundo de aceite del mundo. La mejore herencia que los españoles le dejaron a la tierra

Este corredor turístico de gran importancia para la provinca ofrece un recorrido por la historia y el presente de estas producciones que han ganado fama y se convirtieron en los mejores embajadores del orgullo productivo riojano.  La calidad de los productos hace  hoy que –tanto los vinos como las aceitunas- posean Denominación de Origen Controlado e Identificación Geográfica,  que certifican no sólo su origen sino también su exquisita degustación.

El cultivo de la uva llegó a nuestra provincia de la mano del conquistador español Ramírez de Velasco en el año 1591. Los sacerdotes dominicos y jesuitas que acompañaron al fundador de La Rioja fueron quienes comenzaron con la actividad en el Valle de Antinaco, actual Departamento de Chilecito. El Corredor de la Producción atraviesa además las localidades de  Nonogasta, Felipe Varela, Villa Castelli, Vinchina, Castro Barros, Anillaco, San Blas de los Sauces, Sanagasta y Famatina donde la  producción y diversificación varietal encuentran las mejores y mayores condiciones para su desarrollo.