La Secretaria de Turismo de La Rioja te propone una serie de atractivos turísticos y actividades que se pueden realizar en familia, favorables  por la cercanía y la accesibilidad de los mismos. Estos lugares imperdible son  la excusa perfecta para disfrutar de  La Rioja en estas vacaciones de invierno.

 

La Reserva Provincial de Laguna Brava En Vinchina

La Reserva Provincial de Laguna Brava ubicado en zona de la cordillera de Los Andes en la provincia de la Rioja, es uno de los sitios más espectaculares no solo en la provincia de la Rioja si no en Argentina, debido a la riqueza y belleza multicolor que se conjuga con historia y flora y fauna puneña, enclavada a 4.300 mts sobre el nivel del mar. En su recorrido puede disfrutarse no solo de montañas que superan los 4 mil y 5 mil metros si no también volcanes que superan los 6 mil metros, otorgándole esa belleza paisajística que lo cautivara a cada segundo, con cada curva, con cada relato e historias.

PH: Diego Diaz. Secretaría de Turismo de La Rioja

Quebrada de los Cóndores en el Departamento Angel Vicente Peñaloza

La Reserva natural en Sierras de los Quinteros en la región conocida como “los llanos riojanos”, al sur de la provincia de La Rioja, es considerado como uno de los sitios más importantes de Argentina debido a la gran cantidad de ejemplares de cóndor Andino que surcan los cielos llanistos. Es uno de los sitios más visitados, debido a la variedad amplia de actividades de eco aventura, senderismo, trekking, cabalgatas o simplemente un lugar para el relax y disfrute del silencio y la tranquilidad. Posee dos miradores habilitados para la observación de las aves autóctonas, ya que no solo habita en estas zonas el rey de los Andes, si no también otras especies carroñeras y rapaces como jotes, águilas, halcones.

Cañon del Ocre y mina La Mejicana en Famatina

Ubicado sobre los 2500 metros de altura, este lugar se caracteriza por tonos ocres oxidados brindados por la presencia de azufre en los componentes de sus rocas.

Al costado del camino un profundo tajo se abre paso entre titánicas montañas color dorado, y los rayos de sol dejan al descubierto excéntricas figuras entre las grietas de los paredones. El río Amarillo se abre paso entre dos montañas, y desemboca en el cauce cristalino de un arroyo, que mana a borbotones entre la escarcha.  La aventura continúa, y la caravana de vehículos avanza por un sinuoso camino a más de 4000 metros de altura hasta “La Cueva de Pérez”. El recorrido termina en la Estación 8 del Cable Carril, cuyo primer impacto es sorpresivo ante las gigantescas torres de hierro, y la visión de los socavones causa un poco de impresión. Al frente, el Cerro Negro contrasta con el azul intenso del cielo.