Finalmente se inauguró en la ciudad de La Rioja el Superdomo, el proyecto de infraestructura más grande, más costoso y, si no lo anterior, al menos el más explicitamente exuberante que se haya realizado nunca. Tras una jornada movida, que contó con declaraciones cruzada de funcionarios de alto perfil, más de 13.000 personas se acomodaron para disfrutar de un recital de Sergio Galleguillo.

No sin polémica se comenzó a construir en 2013 el gran domo riojano. Se trataba de un ambicioso proyecto de infraestructura que costaría (en principio) 80 millones de pesos y que en los papeles y maquetas se veía sorprendente para lo que en La Rioja nos tienen acostumbrados. No solo se cuestionó el costo elevado -y no, no sabemos cuanto terminó costando realmente- sino que el gobierno provincial venía de una larga y desgastante crítica por la transformación de la ancestral escuela Castro Barros en Centro Cultural.

El proyecto se defendió desde el Gobierno por ser una necesidad para el pueblo riojano y fue valorado fuera de la provincia por tratarse de un proyecto moderno que creaba en La Rioja un lugar acorde para recibir eventos deportivos, turísticos y culturales/entretenimiento.

PH: Ignacio Quintavalle

PH: Ignacio Quintavalle

A penas dos años y medio después, la apertura del estadio cubierto es una realidad. Fácilmente identificable por su forma y tamaño, el Superdomo viene a coronar el complejo verde que ya significaba el Parque de la Ciudad, otro proyecto de infraestructura cuestionado que sin embargo terminó siendo copado por la gente durante todo el año. Caía de maduro que, por la fecha de inauguración -dos días de dejar el poder-, también sería la joya de la corona del exGobernador Beder Herrera, sin embargo el ex dirigente terminó sorprendiendo a todos ese mismo día al cuestionar duramente la inauguración, declarar que aun no estaba terminado y pasarle la pelota al entonces Ministro de Infraestructura, hoy Vicegobernador, Nestor Bosetti.

A nadie se les escapó que el evento, que estuvo presidio por los gobernadores saliente y entrante, tuvo como principal protagonista al Vicegobernador Bosetti, quien fue el encargado de levantar desde los cimiento y en tiempo -para La Rioja- récord el magnifico estadio.

PH: Ignacio Quintavalle

PH: Ignacio Quintavalle

Y es realmente magnifico, no usamos el adjetivo a la ligera. Se trata de un edificación enorme, vistosa y sobre todo bella. Dentro, quitando el fuerte olor a pintura nueva, se apreciaba la inmensidad de todo, tamaño que quedad enmarcado por la multitud que acudió a conocerlo y disfrutar de su primer recital.

Discursos, descubrimientos de placas, corte de cinta, entrada al domo, más discursos y después si: el show de Sergio Galleguillo, hoy en día el artista más importante de La Rioja. Una buena idea para una correcta apertura.

PH: Ignacio Quintavalle

PH: Ignacio Quintavalle

13 personas colmaron las tribunas y todavía quedaba la gran impresión que, si se organizaba mejor el escenario, más podían acomodarse abajo. Por el momento solo podemos imaginar lo que serán los espectáculos deportivos y musicales que se podrán albergar aquí. Siempre que se terminen esos faltantes que el propio Beder Herrera denunció. Un detalle: esa noche fue preciosa pero en la madrugada diluvió, lindo habría sido ver si el Supordomo pudo soportarlo.

PH: Ignacio Quintavalle

PH: Ignacio Quintavalle