En La Rioja la bici no es un deporte más, es el furor de un grupo de pibes que lo practica sin descanso. Acá no son solamente hay buenos corredores, acá están los mejores y punto.

Los Riojanos y el BMX tienen un larga historia juntos, historia de esfuerzo, campeones, copas y premios de todo tipo y en todas las categorías. Solamente les falta un único palmarés: una medalla olímpica ahora que Exquiel Torres se convirtió en el primer argentino en ganar una fecha del BMX Mundial en Santiago del Estero

Los jóvenes que lo practican son muchos y lo hacen de todas las edades, algunos tan pequeños que parecen que recién aprenden a caminar y ya se están largando sin miedo a toda velocidad. Uno de estos campeones es David Ramírez, a quien llaman el “Chavo”. Empezó a los 3 años cuando le sacó las rueditas de apoyo a su primera bici y a los 5 años ya se había largado por los dos metros de las pista del Polideportivo Menem.

Ph: Santiago Pasos Bordón

Ph: Santiago Pazos Bordón

“Mi primo corría antes que yo y fue mi tío el que me que me prestó mi primera bici y después me traía a entrenar”, nos cuenta Ramírez, que hoy tiene 16 años y es el mejor en su categoría de todo el mundo (“16 expertos”, dos por debajo de la categoría mayor). Su nivel es tal que desde 2012 es campeón argentino en sus respectivos niveles y promete tanto que, al momento de nuestra entrevista, David estaba a punto de viajar a Suiza para entrenar intensivamente junto a otros tres jóvenes argentinos.

¿Te cae la ficha de que sos el mejor del país?- le preguntamos a Ramírez: “A veces sí, pero no lo tomo mucho como referencia porque, sí, soy bueno en Argentina pero recién cuando vamos afuera se nota el verdadero nivel”. Ese “ir afuera” del que habla el chavo fue, por ejemplo, el Mundial de Colombia el año pasado. ¿El resultado? Número seis del mundo, ni más ni menos.

Ph: Santiago Pasos Bordón

Ph: Santiago Pazos Bordón

CUESTIÓN DE FAMILIA

Los argentinos son en este momento los mejores corredores de Latinoamérica, y dentro de nuestro país, los riojanos son los más consistentes, los más rápidos y quienes más logros individuales acumulan. Pero no es fácil darse cuenta de esto con mirar el lugar donde entrenan: la pista del Polideportivo Menem.

Pequeña, rústica y completamente de tierra, la pista que ha producido tantos campeones parece poca cosa con su largador (la plataforma de partida) de solo dos metros (una oficial debe tener más de seis). Pero todas las tardes se llena de jóvenes y niños de todas las edades que la invaden para practicar.

No es un deporte sencillo. Claro, es muy divertido y todos comienzan por la pasión de andar como locos arriba de la bici, pero cuando se empiezan a aparecer las posibilidades de competir a lo grande, también comienzan las dificultades.

Ph: Santiago Pasos Bordón

Ph: Santiago Pazos Bordón

Eso es algo que saben bien los hermanos Maturano.

Franco, el mayor, tiene 15 años y es el campeón actual de la categoría “15 expertos” en Argentina además de ser campeón panamericano y consagrarse subcampeón del mundo en el XXI Campeonato Mundial de Ciclismo.  Por su parte, Tomás, su hermano menor, empezó en el BMX antes que Franco y muestra un gran nivel apenas a los 10 años de edad. Pero así y todo, Tomás acaba de vivir su carrera internacional más importante: fue en Rock Hill, EE UU, donde también corrió su hermano. Participaron unos 123 ciclistas y el pequeño Tomás llegó a estar en semis (una caída poco después de la largada lo retrasó y lo privó de la final por solo un puesto). Pero si esto parece mucho, los Maturano ya sorprendieron con buenos resultados en Colombia, EEUU, Chile y Perú.

“En otros lugares, si vos representás a tu país en un deporte y te va bien, es el Estado el que viene a buscarte y darte apoyo. Acá es al revés, uno tiene que salir a buscar de donde sea”

Seguramente nada de lo que estos chicos hicieron sería posible sin las enseñanzas y la experiencia de su padre, Fabricio Maturano. El también corre BMX y supo ser, en sus años de mayor actividad (ahora está retirado), la primera gran figura de este deporte en La Rioja.

Papá Maturano también arrancó de chico, hace treinta años cuando apenas contaba seis. Él es ahora el director de Deportes Extremos de la municipalidad pero sabe bien lo que significa la presión de no poder pagarse pasajes o equipo cuando de repente el deporte se vuelve más competitivo y el dinero no aparece.

Ph: Santiago Pasos Bordón

Ph: Santiago Pazos Bordón

“En otros lugares, si vos representás a tu país en un deporte y te va bien, es el Estado el que viene a buscarte y darte apoyo. Acá es al revés, uno tiene que salir a buscar de donde sea”, se lamenta Fabricio. El piloto que quiere salir del país a entrenar o ir a competir necesita de las becas que a nivel nacional se están entregando. Con eso muchos de los jóvenes riojanos han llegado bastante lejos aunque la política deportiva todavía mira para otro lado a nivel provincial.

El hecho de que ya hay varias generaciones de corredores campeones hace las cosas un poco más fácil, como en el caso de los Maturano o del propio David Ramírez, donde varios miembros de la familia realizan este deporte y se transmiten experiencia: “lo mejor que tiene este deporte son los saltos”, aclara Fabricio y sus dos hijos asienten, “esa es la razón por la que hacemos esto, es lo que los más bello y emcionante”.

Ph: Santiago Pasos Bordón

Ph: Santiago Pazos Bordón

EL MEJOR

Desde 2012, Santiago del Estero cuenta con una pista de cemento y un largador gigante de ocho metros. Esto es al mismo tiempo una ventaja y una vergüenza para los riojanos. Es reporchable que siendo La Rioja la provincia de los mejores corredores de BMX, no se haya construido todavía una pista al nivel de los chicos que practican acá. Por otro lado, Santiago del Estero está a unas horas de viaje y no cuesta demasiado llegar allí para entrenar.

Es necesario probar allí porque las exigencias internacionales se vuelven rigurosas cuando uno sale del país. Aun así, pista de tierra o viaje a Santiago de por medio, los riojanos tienen un futuro brillante.

Ph: Santiago Pasos Bordón

Ph: Santiago Pazos Bordón

Y el más brillante sea hoy en día Exequiel Torres, a quien todos conocen como “Negro Lima”, la gran estrella que se perfila para mucho y eso que ya ganó todo lo que se puede ganar en las categorías inferiores y acaba de convertirse en el primer argentono en salir primero de una fecha de BMX Mundial. Todos lo conocen en la pista del “Poli” Menem desde hace año, aun así, todos miran con respeto y admiración el 143 de su camiseta mientras sube con la bici al partidor. Es bueno, muy bueno. Se nota y eso que ni siquiera se esfuerza.

Torres empezó a los 7 años, él iba a la pileta del polideportivo, a unos metros de distancia de la pista, cuando se le encendió la curiosidad de probar este nuevo deporte y decidió cruzar a ver qué onda. Su primera prueba del BMX se dio gracias a Lucía Nieto, una corredora que le prestó su primera bici y que fue quien lo entrenó hasta la fecha para realizar su carrera.

“Los que están empezando tienen que confiar en sí mismo como yo confié en mí. Hay que ponerle onda y hacer amistades, muchas amistades porque este deporte tiene la posibilidad de sacarte de muchas cosas que no son buenas”.

Al principio todo se dio como a la mayoría de los otros corredores riojanos de talento: dominó la escena local y panamericana hasta que empezó a medirse con deportistas internacionales.

Pero Torres no tuvo que demostrar demasiado: después de llegar a semifinales en su primer mundial de BMX en Holanda, en 2014, se le anunció que iba a participar en las olimpiadas juveniles y esa experiencia comenzó a abrirle la cabeza.

Ph: Santiago Pasos Bordón

Ph: Santiago Pazos Bordón

Se perdió por muy poco de estar en Rio 2016. En ese momento estaba 30° en la categoría Elite, a la que recién ingresaba con 18 años. El honro fue para el sanjuanino Gonzalo Molina que estaba 20°. Hoy, con 20 años, Exequiel ya avanzó 16 casilleros para ocupar el puesto 14° y llegó a estar entre los cuatro mejores, es por lejos el mejor corredor argentino de BMX de la historia.

“Los que están empezando tienen que confiar en sí mismo como yo confié en mí”, declara Torres, “hay que ponerle onda y hacer amistades, muchas amistades porque este deporte tiene la posibilidad de sacarte de muchas cosas que no son buenas”.