Este sábado 20 de agosto, Norma Lee festeja nada más y nada menos que los 30 años de sus bailes de la nostalgia, que en su momento inauguraron las fiestas con música de los 90´s, 80´s, 70´s y más. En esta nota, la locutora nos cuenta el largo camino de su trayectoria con toda la buena onda que la caracteriza.

DSC_9236Cumplir tres décadas al frente de un micrófono es de por sí todo un éxito. Pero cumplir tres décadas y tener la fama y la vigencia que tiene Norma Lee no cualquiera lo puede decir. Con la alegría y la buena onda que siempre la caracterizaron, Norma continúa todos los sábados a la mañana al frente de El Club de la Nostalgia, por Radio Municipal, con la mejor música de las décadas del 70, 80 y 90.

Para festejar, Norma tiene planeado una gran fiesta, de esas que ella creó e hizo famosas hace 30 años pero que hace cuatro que venían faltando. Llenas de bailarines de todas las generaciones, en el evento se pondrá a disposición la música de todos los tiempos, todos los estilos y todos los géneros. Incluso van a participar los miembros del Ballet El Pujllay, haciendo su interpretación de los bailes de esas décadas del recuerdo.

Pero el camino de Norma Lee comenzó en 1982, año que la encontró grabando boletines oficiales para Radio Nacional Buenos Aires antes de pasar a trabajar en Radio Municipal. Fue allí donde hizo equipo con el operador Jorge Brizuela, dupla que se mantendría hasta hace muy poco. “En ese entonces había mucha gente que llevaban discos viejos, de bandas fuera de época como por ejemplo Los Iracundos y Los Náufragos”, rememora Norma sus orígenes. Con la ayuda de la audiencia armaron una discoteca que empezaron a pasar durante las mañanas de Municipal, “JR” (el apodo con que se conoció siempre a Brizuela, el operador) fue haciendo la selección: música lenta, música movida, rock nacional, rock internacional, música beat de los 60´s, disco de los 70´s y así, “luego la propia audiencia empezó a pedir otros géneros como folclore y tango”, completa Lee.
Entre sus orígenes en Radio Municipal y su presenté allí, El Club de la Nostalgia pasó por Radio Libertad, luego se fue a Alternativa, Radio Pachanga, La Torre FM, Radio Pub (una radio efímera del entonces boliche Babilonia), Radio Capital, Radio América, Nacional, por donde pasaron llevaron siempre a su público y les dejaron, sobre todo, los bailes.

Norma - Nocheros

Cortesía Norma Lee

Fueron los primeros en utilizar esta idea de construir algo alrededor de un recurso hoy tan explotado (y popular) como es la nostalgia y, si bien luego aparecieron varios, los bailes de Norma siempre fueron los más memorables. Ya hace cuatro años que no realizaban ninguno pero ella decidió darle una nueva oportunidad, un poco por el aniversario y otro poco porque, como ella misma sostiene: así nos damos cuenta de que estamos vivos, uno a veces necesita rememorar y emocionarse. Se necesita alegrar la vida y el espíritu”.

Cuando le preguntamos por la música que más disfruta Norma se ríe y opta por contestar que todas, toda la música le gusta, sean movidas o lentas, tango, folclore o rocanrol. En cambio cuando queremos saber cuál de todas las radios donde estuvo fue la más especial, Lee se pone pensativa y menciona a Municipal primero y luego a Libertad en los tiempos legendarios de Edgardo Vergara: “Libertad me ayudó muchísimo porque en ese momento comenzó la nueva era de la radiodifusión, porque Edgardo abrió otras puertas, creó otras posibilidades en una radio que nos abrió la cabeza. Había que estar atentos a los cambios que él exigía y si bien llegamos a tener diferencias, hubo mucho respeto de ambos y, en el final, él me buscó para que vuelva”.

Nuestra última pregunta fue sobre aquello que le dejó la experiencia radiofónica: “La radio me dejó todo: mi vida y mi pasión es la locución y más que nada, siempre agradeciéndole a Dios por el don de la voz”, concluyó Norma mientras nos asegura que sábado a sábado es para ella como el primero.

Norma Mirtha Legrand

Cortesía Norma Lee

14012165_10209528610187980_2007421314_nJorge Ramón Brizuela o “JR” para el público de “El Club de la Nostalgia”, fue el musicalizador de todos los tiempos. Él fue quien hacía la selección musical de los programas y la selección de los bailes: “27 años trabajamos juntos, toda una vida, hasta que un día me pidió un tiempo sabático y por problemas de salud ya no pudo volver”, nos cuenta Norma visiblemente emocionada, “era muy exquisito para el trabajo, absolutamente organizado hasta el punto que aún sigo usando sus planillas. Él fue, es y será la otra parte del Club de la Nostalgia.