El trío Alapar se presenta por segunda vez en La Rioja para traer lo mejor de la música jazz y swing que ya mostraron en Julio en dos noches magníficas en Espacio Random.

El trío formado por Mariana Piatti en voz, Rodrigo Fernández en guitarra y banjo y Guillermo Delfino en bajo, vuelve a la ciudad de La Rioja con ese estilo de jazz tan particular que los separa del resto. Surgidos en el crisol artístico de la ciudad de Córdoba, estos tres talentosos músicos sorprenden con su estilo desenfadado, callejero y movido. Una sorpresa si se tiene en cuenta que el jazz no es pasión de multitudes.

Los tres venían de diferentes palos y tras algunos proyectos en común coincidieron los tres con la intención de empezar a descubrir y a conocer nuevos género. Arrancaron el blues y desde allí descendieron en el tiempo hasta toparse con el swing y jazz tradicional, el que lo comenzó todo.

¿Cómo fueron los comienzos del grupo?

Piatti: Fue a fines de 2015, en ese momento estábamos yo y Rodrigo y se suma el Guille en 2016. Veníamos explorando más el tema del Blues y el Guille nos trajo esta inquietud y empezó a surgir tocar así y nos fue quedando cómodos

Somos los tres del palo del Rock, después empezamos a hacer blues, que es un poco hermano del rock y de ahí empezamos a explorar y estudiar ese género, fuimos probando con un blues más viejo

Fernández: Fue un experimento, o sea, nos fuimos encontrando un poco con el estilo no fue la idea desde un principio, nos fuimos encontrando con el estilo de manera inconsciente y cuando nos dimos cuenta el repertorio se inclinaba cada vez más hacia el jazz y el swing de los años 20´s y 30´s. Incluso en Córdoba nosotros solemos tocar con otro integrante (Pedro Alvide) que es el que toca el clarinete y el saxo soprano, que acercan mucho más nuestra música a ese género.

Vi que en Facebook y Youtube tienen presentaciones con una banda mucho más grande, ¿Cómo es el tema con los demás integrantes?

Fernández: El gen de la banda somos nosotros tres y solemos tocar mucho con este cuarto músico, pero hemos hecho muchas presentaciones con banda extendida: batería, piano y todo eso.

Piatti: En realidad es una característica bien particular del jazz en sí, que no es algo cerrado, no siempre tocan los mismos y cualquier instrumentista que se suma le aporta algo musicalmente, no es algo estrictamente duro esto de la cantidad de músicos que pueden estar.

Delfino, Piatti & Fernández

Al momento de decidir el repertorio qué es lo que tienen en cuenta?

Piatti: Un poco con las cosas que nos dieron curiosidad y después de escuchar mucho. Elegimos esos temas que amamos y sentimos que queremos interpretar

¿Por dónde los ha llevado la música?

Piatti: Por muchos lados: estuvimos en Buenos Aires, en San Luis, en Rio Cuarto, San Juan y hace poco visitamos  La Rioja por primera vez. Después fuimos a Uruguay a tocar a La Paloma, Cabo Polonio, La Pedrera, Punta del Este; en Brasil estuvimos en Canasvieiras, La Boa Conceição; en México estuvimos en Tulum y Playa del Carmen y hace muy poco en Chile.

Nunca hubo ese mundillo del jazz en el rio de la plata, ¿Cómo reacciona la gente al escuchar su música?

Delfino: Lo que pasa ahora puntualmente con esta época y este jazz, es que hay otro tipo de público que se prende. Cuando uno dice jazz a veces los relaciona con el jazz moderno que tiene por ahí una carga intelectual muy densa; nosotros hacemos un jazz más callejero, de sangre caliente y viejo. Se relaciona con cosas más simples en lo que es armonía pero también para bailar. Nos pasó mucho de ir a Buenos Aires a tocar en milongas y ver cómo la gente se sorprende cuando se da cuenta que este jazz no le es tan diferente.

Por otro lado también nos pasó de ir a lugares donde el jazz se consume más y al decirles que tocamos esto ellos nos dicen que esto no es jazz, porque hay un inconsciente de que el jazz es lo que se escuchó en los últimos 20 o 30 años que es más libre y tranquilo. Lo nuestro es muy parecido a una canción y por eso corremos con el factor sorpresa a nuestro favor. La gente se nos acerca y nos dice que le recordamos a la música de alguna película, o a lo que escuchaba el abuelo.

Parece contra intuitivo pero se está generando una movida…

Delfino: Sí, es toda una movida que se está dando desde hace un tiempo en Buenos Aires y que, por ejemplo, en Córdoba, se siente cada vez más.

Ustedes están en medio de la grabación de su primer disco ¿Qué nos pueden contar sobre ello?

Piatti: El disco está cada vez más cerca, ya hemos comenzado a grabarlo. Los temas están armados en realidad desde hace año y medio y es una urgencia de la banda tocar nuestros propios temas, tener un lenguaje que sea nuestro.

En cuanto la composición, son temas compartidos entre todos, con mucho respeto porque los autores de este género son muy importantes. Pero nos propusimos ver que sale y creemos que hay cosas muy interesantes que tenemos ganas de compartirlas.

¿Cómo se ven en el futuro de la banda?

Piatti: Somos trabajadores de la música, vivimos de esto, no hacemos nada más y queremos que esto crezca. Nos encanta llevar nuestra música a todas partes: el año pasado tocamos en el Festival de jazz de Córdoba, este año estamos invitados al Festival de Tulum en Diciembre. Como todo proyecto de vida necesita que demos el 100%, también por respeto a nuestro público, al que le estamos muy agradecidos.