En el salón de exposición de OSDE, quedó habilitada anoche la muestra fotográfica “Tributo al ‘Negro’ Ávila”, organizada por el fotógrafo Guillermo Hugo García. La exposición estará abierta hasta el 30 de noviembre, y cuenta con el auspicio de Medios El Independiente.

El impacto que Ramón Ávila causo en La Rioja hizo que, tras su muerte, se declarase al 19 de septiembre como el día provincial del fotógrafo, es decir, del fotógrafo riojano. Ávila era sanjuanino, no riojano, pero su labor ocurrió aquí y fue a esta tierra a la que retrató, con su gente, sus modos, sus males y bondades.

A 21 años de la muerte de “el Negro”, todavía sus imágenes toman relevancia de la mano de Guillermo García, colega y amigo que hasta es el principal impulsor de las actividades que se realizan todos los años y que parecen ir tomando envión.

f13En esta oportunidad, con el apoyo de Fundación OSDE, el homenaje consistió en una notable convocatoria a todos los amantes locales de la fotografía, profesionales o amateurs (valga la redundancia, amateur significa amante) para que presenten sus trabajos y estos sean expuestos en las instalaciones de la Obra Social.

Más de 65 trabajos acompañaron en la muestra a las obras de Ramón Argentino Avila, su recordado trabajo retratando a los pobladores de interior riojano, sus ranchitos y sus vidas de polvo y corteza. Apropiadamente, la curaduría enmarcó las fotografías de Ávila con negro, para destacarlas pero seguramente por su apodo. La idea en sí de esta convocatoria fue gesto importante y necesario en una ciudad que a veces se traga el arte y la condena al olvido.

f07La mayoría de los nombres conocidos de la fotografía local estuvieron presentes (Néstor Pantaleo, Ismael Fuentes Navarro, Luis Vilte), una forma de arte que se multiplica y crece ahora que la tecnología y las redes hicieron fácil conseguir equipo y empezar a usarlo. La mayoría participó de la muestra pero lo más sorprendente fueron algunos trabajos enviados por fotógrafos casuales, algunos trabajos realmente muy bellos

“Yo nací en un pueblo de San Juan que se llama Bermejo y las cosas que tienen los personajes de mis fotos a mí me llegan, no me pasan desapercibidas, forman parte de mi historia personal”, nos cuenta el propio Ávila desde un párrafo escrito en la pared. “A pesar de las carencias, de la humildad, de la sencillez de mi infancia, yo no tengo rencores, no tengo dolores hacia nada. Creo que fue una etapa muy linda…muy linda”. Ese es el testimonio de la sencillez de un hombre, sencillez que plasmó a través de su ojo.

La exposición “Integrándonos en el Tributo al Negro Ávila” continuará en las instalaciones de Fundación OSDE hasta el 30 de noviembre. Este viernes 6 de octubre será parte, además, de una escala de la nueva edición de “Noche en Cortocircuito”, una gran oportunidad para apreciar esta y muchas otras formas de arte en una sola jornada.f14